El sospechoso de la desaparición de Marta le dio su coche a un amigo para desguazarlo

365
0
Compartir

La Guardia Civil desplaza a València al equipo puntero en inspecciones oculares por la situación en que se encuentra el vehículo – Homicidios localiza la ranchera desmontada y limpia dentro de una nave

La Guardia Civil ha localizado en un municipio costero de la provincia de València el vehículo del principal sospechoso de la desaparición de Marta Calvo Burón, la joven valenciana de la que no se tienen noticias desde el pasado 7 de noviembre, cuando quedó con un hombre en la casa de este, en Manuel (la Ribera Alta), tal como informó en exclusiva Levante-EMV.

El vehículo, un Volkswagen Passat ranchera oscuro, fue encontrado hace varios días por los investigadores del grupo de Homicidios de la Guardia Civil de València, a quienes se unieron ayer por la mañana agentes de la misma especialidad de la Unidad Central Operativa (UCO) y del Equipo Central de Inspecciones Oculares (ECIO) del Servicio Central de Criminalística de la Guardia Civil, desplazados desde Madrid.

Los investigadores lograron dar con el coche justo cuando estaba a punto de desaparecer: lo encontraron dentro de una nave, en manos de un amigo del sospechoso, quien confesó que le había encargado que lo desguazara y lo hiciera desaparecer porque había tenido un problema grave. Gracias a la rápida localización por parte del grupo de Homicidios de València, el vehículo podrá ser analizado en profundidad para tratar de encontrar vestigios biológicos que prueben la presencia en su interior de Marta Calvo, la joven desaparecida en Manuel.

De hecho, la situación de destrozo del vehículo y la limpieza previa a la que había sido sometido para eliminar pruebas son dos de las razones por las que la Guardia Civil ha desplazado el ECIO a València, ya que la unidad central cuenta con medios y recursos técnicos y tecnológicos muy superiores a los del laboratorio de Criminalística de la Comandancia de València.

En busca de evidencias y pistas de la desaparecida Marta Calvo

El Volkswagen fue minuciosamente analizado por los especialistas del ECIO ayer por la mañana en un acuartelamiento de la provincia de València y, de momento, no ha trascendido si se han producido hallazgos criminalmente relevantes. Además de pruebas del paso de Marta Calvo, la desaparecida en Manuel, por ese coche, la Guardia Civil busca pistas que permitan incriminar al presunto responsable de su desaparición, así como indicios de adónde ha podido escapar el sospechoso, un hombre de nacionalidad colombiana con antecedentes policiales por narcotráfico que permanece huido desde el día siguiente al de la desaparición.

Tal como ha venido informando este diario, Marta Calvo está en paradero desconocido desde el pasado 7 de noviembre. A las 5.55 horas de ese día envió a su madre un wasap con su localización: el número 9 de la calle Sant Joan Bautista de Manuel, el punto en el que se encontraba con el ahora sospechoso, con quien había fijado una cita a través de una página de internet.

Pasadas unas horas, y al ver que su hija no había vuelto a ponerse en contacto con ella, la madre acudió al domicilio de Marta Calvo en València, pero tampoco la encontró allí ni vio señales de que hubiese regresado o de que hubiese habido algún altercado.

A continuación, la mujer acudió a la ubicación que indicaba el wasap de su hija y llegó a llamar al timbre de la casa en la que vivía el que ahora se perfila como principal sospechoso, quien negó conocer a la chica. Horas más tarde, el sospechoso, viéndose descubierto, abandonó el domicilio, ante la certeza de que la llegada de la Guardia Civil era solo cuestión de tiempo. Antes de irse, limpió la casa en profundidad, aunque posiblemente no lo suficiente.

Tras ese encuentro, la madre de Marta Calvo, la desaparecida en Manuel, se fue a València y denunció la desaparición en una comisaría de la Policía Nacional, lo que provocó el inicio de la investigación, que tiene ahora dos objetivos prioritarios: el primero, localizar a Marta, y el segundo, encontrar al responsable de su desaparición.

Tal como publicó este diario, la Guardia Civil rastreó la semana pasada sin éxito cuevas y pozos en las afueras de Manuel, así como la casa del sospechoso en ese municipio. En la búsqueda emplearon perros adiestrados, que no detectaron el rastro de la joven, posiblemente por el camuflaje olfativo de los productos de limpieza empleados por el ahora huido.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.