Compartir

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, expresó que “perdonaba” a los cantantes ‘Chino y Nacho’, quienes han sido abiertamente contradictores de su gobierno y les pidió que volvieran a ese país.

Sin embargo, Miguel Ignacio Mendoza Donatti, mejor conocido como ‘Nacho’, le respondió al mandatario con un extenso escrito en las redes sociales, el cual concluyó diciendo que el “perdón” debería ser para Maduro.

A continuación, las palabras de Maduro hacía los artistas: “Le tengo cariño a ‘Chino y Nacho’, creo que ellos son víctimas de un proceso de presiones. Les mando un beso, yo los quiero. Vuelva a Venezuela, pregonemos el amor y la unión, no el odio y la división. Los perdono, si tengo que perdonarlos de algo los perdono”.

No obstante, Miguel Ignacio Mendoza Donatti, ‘Nacho’, contestó así: “Nicolás Maduro, tú que te has propuesto a ofrecer perdón como el señor de la misericordia, renuncia y quizás algún día los venezolanos te perdonemos a ti”.

EN VIDEO, EL MESAJE DE MADURO A ‘CHINO Y NACHO’ (minuto 4:00)

LA RESPUESTA DE ‘NACHO’

Normalmente, al iniciar la semana son muchos los mensajes de buenos deseos y maravilloso augurio que se consiguen en las redes sociales. Siempre me ha gustado leer y publicar esas frases que funcionan como imán de las mejores energías. Discúlpenme si hoy no me sumo a los madrugadores sonrientes, pero no puedo asomarle dientes al caos en el que el gobierno de mi país ha sumergido a mi gente. Hace tiempo comulgué con la realidad de que existen almas desgraciadas que por intereses personales son capaces de humillar, pisotear, asesinar, robar, violar leyes o inventar leyes nuevas (con o sin permiso conferido por la ciudadanía) a favor de su corrupción desenfrenada, pero no logro concebir que seres humanos con hambre y con una calidad de vida en el subsuelo, sigan apoyando un ideal que cada vez los empobrece más y convierte a un país entero en una zona de guerra. ¿Hasta cuándo los defensores de a pie de “la revolución” se mantendrán en tan venenoso letargo? Venezuela tiene años denunciando atrocidades pero la mordaza negra del petróleo ha generado la complicidad de demasiadas naciones. Hubo una época en que los medios de comunicación nacionales informaban sin temor la realidad de lo que sucedía en las calles, pero ayer nada se dijo de lo que estaba sucediendo en Ciudad Bolivar. No importó la fragilidad de miles de vidas de nuestros compatriotas, no importó la necesidad de alimento de tantas familias, se pasó por alto el desastre generado por el presidente con el papel moneda y todo por proteger sus negocios. Prensa escrita y televisión haciéndose los ciegos, sordos y mudos. Mientras los delincuentes del alto mando evitan que el “capitalismo” aborde a nuestro país con su injusta repartición desigual de riquezas, ellos con su “socialismo” quieren repartir miseria por igual. Nicolas Maduro, tú que te has propuesto a ofrecer perdón como el señor de la misericordia, renuncia y quizás algún día los venezolanos te perdonemos a ti.

Un vídeo publicado por Nacho “Miguelito” Mendoza (@nacholacriatura) el

Normalmente, al iniciar la semana son muchos los mensajes de buenos deseos y maravilloso augurio que se consiguen en las redes sociales. Siempre me ha gustado leer y publicar esas frases que funcionan como imán de las mejores energías. Discúlpenme si hoy no me sumo a los madrugadores sonrientes, pero no puedo asomarle dientes al caos en el que el gobierno de mi país ha sumergido a mi gente. Hace tiempo comulgué con la realidad de que existen almas desgraciadas que por intereses personales son capaces de humillar, pisotear, asesinar, robar, violar leyes o inventar leyes nuevas (con o sin permiso conferido por la ciudadanía) a favor de su corrupción desenfrenada, pero no logro concebir que seres humanos con hambre y con una calidad de vida en el subsuelo, sigan apoyando un ideal que cada vez los empobrece más y convierte a un país entero en una zona de guerra. ¿Hasta cuándo los defensores de a pie de “la revolución” se mantendrán en tan venenoso letargo? Venezuela tiene años denunciando atrocidades pero la mordaza negra del petróleo ha generado la complicidad de demasiadas naciones. Hubo una época en que los medios de comunicación nacionales informaban sin temor la realidad de lo que sucedía en las calles, pero ayer nada se dijo de lo que estaba sucediendo en Ciudad Bolivar. No importó la fragilidad de miles de vidas de nuestros compatriotas, no importó la necesidad de alimento de tantas familias, se pasó por alto el desastre generado por el presidente con el papel moneda y todo por proteger sus negocios. Prensa escrita y televisión haciéndose los ciegos, sordos y mudos. Mientras los delincuentes del alto mando evitan que el “capitalismo” aborde a nuestro país con su injusta repartición desigual de riquezas, ellos con su “socialismo” quieren repartir miseria por igual. Nicolas Maduro, tú que te has propuesto a ofrecer perdón como el señor de la misericordia, renuncia y quizás algún día los venezolanos te perdonemos a ti.