Superioridad total en Celtic Park

133
0
Compartir

El Valencia encarrila la clasificación a octavos de final de la Liga Europa tras ganar en Glasgow al Celtic – Excelente debut del delantero Sobrino, autor de un gol y de una asistencia – Marcelino dio descanso a Parejo tras la reanudación

En el partido más plácido de la temporada, el Valencia liquidó al Celtic con el mínimo esfuerzo y ya se ve clasificado para los octavos de final de la Liga Europa. El choque de vuelta, el próximo jueves en Mestalla, será un trámite. Pasan los años y las generaciones, pero el fútbol escocés sigue siendo tan inocente como siempre. Marcelino disfrutó de excelente estreno de Sobrino, autor de una asistencia a Cheryshev y de un gol a pase de Cheryshev, la pareja inédita de ataque de Marcelino en Celtic Park. Pensando ya en el Espanyol, el domingo en Mestalla (16.15), Guedes sumó casi media hora de rodaje. La única nota negativa fue la lesión de Piccini.

A poco que presionaba la salida de balón escocesa, el Valencia obtenía beneficios en el área local. Siempre atento Sobrino, el recién aterrizado delantero prolongó con la coronilla un centro de Soler y Wass sorprendió con un cabezazo a la escuadra desbaratado por el portero Bain.
La defensa de los muchachos de Brendan Rodgers fue una lágrima, tanto con la pelota como sin ella. Y cuando el técnico norirlandés les pide que jueguen en campo contrario, es una ruleta rusa para su equipo. Como en el gol de Cheryshev. Bastó que el balón cayera a pies de Parejo y oteara el horizonte. Sobrino, muy solo, le marcó el desmarque al espacio.

Un zaguero se quedó enganchado, rompiendo el fuera de juego. Un pase sencillo del capitán con el exterior de la derecha, largo y raso, permitió a Sobrino encarar la meta de Bain. Habría podido finalizar él mismo, pero era más fácil regalarle el gol a Cheryshev, que también llegaba solo por la derecha. Marcelino, en la banda, no daba crédito a las facilidades de la defensa escocesa. La delantera inédita que había improvisado, Sobrino-Cheryshev, daba sus frutos. El delantero debutante procendente del Alavés dejó buenas sensaciones: es atrevido (tiró un caño nada más comenzar el encuentro), le gusta correr al espacio y es hábil en el manejo del balón. Por cuatro millones, a simple vista es una inversión prometedora.

Al cuarto de hora, el VCF ya se había quitado todos los temores de encima, todo el respeto generado por un club legendario como el Celtic, campeón de Europa en 1967, y toda la mística transmitida por el majestuoso Celtic Park. La realidad era otra: el equipo de Rodgers, tan hegemónico en la Liga escocesa, no saldría de la zona baja de la Liga española.No tiene ni un futbolista superior a cualquiera de los de Marcelino. Parejo y Kondogbia dirigieron el juego con una tranquilidad difícilmente vista en la competición española. Iban sobrados.

Descanso de Parejo
YY tan fácil lo vio Marcelino en el descanso que, después de tanto tiempo sin darle ni un minuto de pausa, mandó a Parejo a la ducha. Entró Coquelin. El mediocentro francés inició la jugada del segundo gol. Abrió a Wass y este lanzó a Cheryshev, cuyo centro, en posición de extremo izquierdo, fue excelente a la llegada de Sobrino. La curva que describen los centros de Cheryshev es oro puro para los compañeros rematadores.

El VCF se relajó y llegó la lesión de Piccini, llevándose las manos al adductor de la pierna derecha. Será baja ante el Espanyol. Entró Gameiro, Wass se retrsaó al lateral y Soler pasó al centro de la medular. Quedaban por ver los golpes de Brown en los córners a Kondogbia, que ejercía orgulloso de capitán. Y recibía una amarilla sospechosa por perder tiempo: se perderá la vuelta en Mestalla por acumulación. La sonrisa lo delataba.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.